lunes, 8 de abril de 2013

Celebración del Año Nuevo chino en el Carmen Hernández

TRES CANTOS SE VISTE DE ORIENTE

El intercambio y la convivencia entre culturas es un fenómeno cada vez más presente en las sociedades modernas. Para dar a conocer los secretos de una civilización milenaria a sus alumnos y miembros de la comunidad educativa, el Colegio Carmen Hernández Guarch, de Tres Cantos, ha celebrado el Año Nuevo Chino, organizando unas originales actividades además de una exposición exclusiva de objetos propios de este país. Este acto se enmarca dentro de un proyecto de educación para el desarrollo, denominado No estamos solos, que este año está centrado concretamente en el continente asiático.

El Colegio Carmen Hernández Guarch, situado en Tres Cantos (Madrid), acerca a padres y alumnos del Centro una festividad llena de colorido y esplendor: el Año Nuevo Chino. Esta idea surgió por parte del colegio para dar continuidad a un proyecto anterior Querida Nicaragua, que fue galardonado con el Premio de Educación para el Desarrollo “Vicente Ferrer” en septiembre de 2011.  Esta iniciativa da a conocer  a nuestros alumnos diferentes culturas creando un ambiente de investigación y trabajo cooperativo muy enriquecedor. Alumnos, padres y personal docente participaron con mucho entusiasmo de este día, con la presencia de una invitada especial, la concejala de Mujer, Inmigración y Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Tres Cantos, Olimpia Zelaya.

Por la mañana, todos los alumnos del colegio se acercaron a una Gran Muralla China, preparada para que cada uno aportase sus deseos de buena suerte y de amistad. Cada curso presentó sus propuestas, con mensajes escritos, dibujos y representaciones.

Fiesta de gala

Por la tarde, toda la comunidad educativa se reunió en el patio del centro para participar en una fiesta de gala, en la que se incluyeron todo tipo de símbolos que representan a la cultura china, como pueden ser los Bailes del León y del dragón, en los que participaron alumnos de sexto del colegio, un desfile y una demostración de taichí. Todo ello, bajo la ambientación de una música autóctona cuidadosamente estudiada para cada escena.

Alumnos y alumnas acudieron a esta celebración con vestimenta típica, de chinos y chinas, de osos panda, con sus nombres escritos en letras en el idioma del país homenajeado y portando pancartas con su correspondiente signo del zodiaco…

Los profesores acompañamos a nuestros alumnos también disfrazados con kimonos, gorros chinos y carteles alusivos a nuestros signos del zodiaco chino. La primera puesta en escena correspondió al resplandeciente dragón de tela, que realizó un elegante desfile al ritmo de la música en el centro del patio del colegio. Posteriormente, todos los alumnos le siguieron desfilando con sus distintos disfraces, mientras un espectacular león amarillo aparecía juguetón, danzando y acercándose a los niños para saludarles. Además, los alumnos de primaria realizaron una representación, El baile de los paraguas, en el que, con una coreografía sincronizada, hicieron danzar estos objetos de gran presencia en la cultura china. Por último, tuvo lugar una demostración de tai-chi, organizada y realizada por el Centro Tai-San de Tres Cantos, que impregnó a los asistentes de paz y serenidad en esta mágica tarde.

Exposición de objetos chinos

En definitiva, fue un acto muy emotivo, en el que no faltó la entrega a los asistentes de un sobre rojo con un mensaje de buena suerte escrito por los alumnos del colegio, ya que esta cultura tiene como tradición celebrar y desear lo mejor para el Año Nuevo obsequiando los abuelos a sus nietos con este tipo de emotivas misivas. Para cerrar la tarde se ofreció a los asistentes una merienda a base de naranjas y mandarinas, como suele hacerse en este día.

Completando la jornada, la madre de una alumna del colegio prestó su colección personal de objetos chinos para que los asistentes pudieran conocer y observar más de cerca los elementos más cotidianos de este país.

Proyecto 'No estamos solos'

Este acto se enmarca dentro de un proyecto de educación para el desarrollo, denominado No estamos solos, que este año se centra en Asia, el continente más extenso y poblado de nuestro planeta Tierra. Como anteriormente refería, este proyecto nace de otro anterior llamado “Querida Nicaragua” basado en el contacto solidario entre la escuela de San Ignacio de Loyola, en Tola (Nicaragua) y el CEIP Carmen Hernández Guarch en Tres Cantos. Los orígenes de “Querida Nicaragua” se remontan al año 2007, en el cual una maestra de nuestro centro se marchó al municipio de Tola (Nicaragua) para participar en un campo de trabajo. Allí comenzó a dar clases en el colegio San Ignacio de Loyola y se dio cuenta de que tanto nuestro centro como el de San Ignacio podían enriquecerse mutuamente con un proyecto común. A su vuelta comienza un exhaustivo trabajo de coordinación entre ambas escuelas y se sientan las bases del proyecto. Este contacto solidario consistió en el intercambio postal de los alumnos de 3º a 6º de primaria de nuestro centro con los alumnos del colegio de Nicaragua, contándose sus costumbres y vivencias, anécdotas, cómo es su país y todo tipo de experiencias enriquecedoras…

También contábamos con la “sesión nica” una vez al mes. En ella se daba a conocer la belleza y cultura de esta nación a los alumnos de nuestro colegio, así como las carencias y dificultades que Nicaragua poseía. A partir de aquí, en nuestro centro, todos los años se lleva a cabo el “Festival por Nicaragua” con el principal objetivo de recaudar dinero para el colegio San Ignacio de Loyola en Tola (Nicaragua). Esta actividad cuenta con gran colaboración del AMPA y  con la participación de toda la comunidad educativa, como por ejemplo en la cantina donde elaboran comida y bebida que se pone a la venta recaudando medios para este solidario fin. Destacando a la vez un mercadillo solidario, una rifa con regalos y todo tipo de actividades lúdicas (exhibición de patinaje, gymkana, taller de camisetas…).

Este proyecto, a lo largo de estos cinco años, ha ido poco a poco  madurando, y lo que surgió como un  intercambio entre dos centros se ha convertido en todo un programa de Educación para el Desarrollo que merece la pena continuar. Es un bonito y didáctico proyecto, muy instructivo para nuestros niños de Tres Cantos, que pueden viajar y adentrarse en otras culturas desde su propio colegio. 

Artículo redactado por Cristina Isabel Menéndez Rodríguez, profesora de Inglés en Educación Infantil del CEIP Carmen Hernández Guarch, con la colaboración de Pilar Muruzábal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada